Historia de la Vid en México


La historia de la vid en México se remonta desde tiempos prehispánicos: los pueblos del norte del país ya consumían su fruto silvestre, sin embargo no existe registro de que se realizara ningún proceso de fermentación, por lo que se deduce que sólo consumían la uva fresca.

En 1524 Hernán Cortés firmó un decreto donde se ordenaba que todos los españoles con enmiendas debían plantar, anualmente, mil viñas peninsulares para activar el cultivo de las mismas.

En 1822 llegan al puerto de Veracruz distintas variedades de viñas traídas de Francia.

A final del siglo XIX, el presidente Porfirio Díaz ordena que haya al menos un viñedo en cada estado de la República Mexicana; además de esto, a través del tiempo se han introducido al país variedades de vid de distintos lugares del mundo.

Historia de la Vid en Aguascalientes

En el Aguascalientes antiguo vivíamos en espacios de abundante vegetación; la población que radicaba en el centro de la pequeña ciudad, con tan solo caminar un poco hacia cualquier punto cardinal, pronto se encontraba con parajes poblados de huertas que producían uvas, duraznos, peras, guayabas y otros deliciosos frutos.

Todavía en los años cincuenta del siglo pasado nuestra ciudad conservaba su condición rural, y nuestra economía dependía, principalmente, de la agricultura. Este contexto permitió que hombres de la talla de Filemón Alonso, Jesús Valdés, Nazario Ortiz Garza y Jorge Ríos Leal se dedicaran a la producción de la vid y contribuyeran en la generación de empleos.

La Feria de la Uva

carr3 (3)1 carr3 (9)2 carr3 (7)3 carr3 (8)4 carr3 (2)5 carr3 (1)6 carr3 (4)7 carr3 (5)8 carr3 (6)9

La vendimia es el festejo que se lleva a cabo como agradecimiento al santo patrono de la localidad por la buena cosecha de la vid. En Aguascalientes, gracias al gran auge que tuvo la cosecha de ésta, la modesta celebración de la vendimia se transformó en la tradicional Feria de la Uva que se celebró cada año, ininterrumpidamente, desde 1954 hasta 1982.

La Feria de la Uva dio lugar a distintos eventos de talla nacional, todos éstos relacionados con el fruto: desfiles, exposiciones, eventos deportivos, conferencias magistrales y prestigiados concursos tales como Canto a la vid, El Racimo más grande y un certamen literario llamado El Racimo de oro; así como también se celebraban competencias de entretenimiento popular como Tragones de uvas y Bebedores de vino en bota y porrón. Todo esto acontecía en medio de verdes y pintorescas parras, donde la reina de la vendimia y sus princesas regalaban a la población grandes y deliciosos racimos de uva.

La Feria de la Uva toma como emblema el escudo heráldico del Estado de Aguascalientes que, en su segundo cuadrante en plata, aparece representado el fruto de la vid.

Esta bellísima celebración se encontraba a la par de la Feria Nacional de San Marcos: tenía su propia reina, se gestionaban eventos de talla nacional, incluso compartían recintos como el Jardín de San Marcos y La Palmas, actual casino de la feria. Personajes históricos y destacadas personalidades del arte, la cultura y la política, como lo fueron María Félix, Mario Moreno “Cantinflas”, Agustín R. Gonzáles, Gutiérrez Tibón llegaron a hacer sitio en la ya tradicional Feria de la Uva.

Novela

Casa Leal facilitó Viñedos Ríos y La Bordalesa, que sirvieron de locación para el rodaje de un drama televisivo producido por el hidrocálido Ernesto Alonso y protagonizado por la también hidrocálida actriz Yadira Carrillo y el actor Carlos Reynoso.

Durante toda la novela pueden apreciarse las instalaciones de Casa Leal: los viñedos, los alambiques y las bodegas donde se encuentran reposando las barricas.

La novela, transmitida por la empresa Televisa, contextualizó y recreó a sus personajes como empresarios y trabajadores de este ramo.