Luego de concluir sus estudios en ingeniería química y haber conseguido una especialidad en enología por la universidad de Burdeos, Francia, el fundador de esta casa productora desarrolló sus conocimientos en el área de la vid elaborando jugo concentrado de uva y dedicándose también a la producción de durazno.

Inicialmente el señor Jorge Ríos Leal precursor de Viñedos Casa Leal en el año de 1959 fue partícipe en la instalación y operación de la empresa Concentrados de Jugos de Uva de Aguascalientes donde se realizaban los jugos de la marca San Marcos.

Hacia la década de los setentas, pactó sociedad comercial con Don Nazario Ortiz Garza, prominente empresario y dueño de Viñedos Ribier, fundando de ese modo, la empacadora RILA, nombre que nació de la contracción de los apellidos Ríos Leal; y en la que fue partícipe en la instalación y operación de dicha empacadora dedicada a la producción de durazno en almíbar, chiles en escabeche, entre otros productos curtidos..

Simultáneamente, el ingeniero Ríos Leal trabajaba ya la Bordalesa, donde se elaboraba vino a granel. Para entonces ya existía un proyecto para elaborar vinos de mesa jóvenes y brandys de alta calidad; y estaba prospectado, igualmente, reemplazar el cultivo de durazno por el de la vid, propagándose la planta de la parra. Todo este crecimiento aunado a la experiencia del ingeniero Ríos Leal, daría pie a que su empresa se adentrara, también, en el mercado del jugo. En la lista de productos figuraban el jugo de uva, manzana, piña y naranja, mismos que se distribuían, bajo el nombre Jugos Leal, en tiendas naturistas locales, Farmacias Guadalajara y tiendas de autoservicio ISSSTE.

Entrando apenas el nuevo siglo, comenzó a elaborarse lo que sería el producto Premium de esta empresa dedicada a la uva, y originalmente exportado a California, Estados Unidos y Canadá; comenzaba a distribuirse como producto de la Casa, teniendo el lugar de su elaboración como único punto de venta; pero había toda la intención de que fuera reconocido como producto funcional, aprovechando la condición fortuita que ofrecía la zona geográfica para su desarrollo aunada al trato de nuestros especialistas.

Lo que resultaría en una variedad única en propiedades benéficas para la salud. Un lustro después, este producto comenzaría a distribuirse a nivel nacional con marca registrada, con el nombre MegaUva.

En 2010, con la intención de ampliar su alcance en el mercado, se dedicó durante cinco años también a la maquila de productos originarios de Jalisco: se elaboraba un extracto de agave que era utilizado por la industria farmacéutica para recubrir cápsulas medicinales.

En el año 2015, luego del fallecimiento del que fuera el fundador y pilar de esta casa vitivinicultora, Casa Leal quedó bajo la dirección de su colega y homónimo Jorge Ríos Pérez, que forma parte de la segunda generación de esta prestigiada empresa familiar, y que es responsable de conservar el legado del ingeniero Ríos Leal.

Casa Leal es una empresa familiar que busca, por medio de su legado, seguir siendo anfitriones por excelencia, por eso ha ampliado su distribución, de manera que cualquiera de sus consumidores lo identifique como propio, sintiéndose parte de esta Casa.